.

El que salva, el que es salvado....

“EL QUE SALVA”,  “EL QUE ES SALVADO”  Y  “TODOS LOS DEMAS”.

 

Los puntos de vista de todos ellos, endiabladamente diferentes y contrapuestos. El “que salva” y “todos los demás”, cada uno con sus teorías y planteamientos, unas basadas en el derecho y la legalidad y otras en la cambiante moralidad del momento, lo que ayer era correcto y lo soportaba cualquier legalidad, hoy puede ser considerado como una aberración y “el que es salvado”, sin voluntad de decidir, se ve sometido al resultado de unos enfrentamientos inútiles, que mientras tanto, hacen que estos desgraciados pierdan la vida, mientras se dilucidan sus destinos entre “los que salvan” y “todos los demás”.

 “Los que salvan” están bendecidos y apoyados principalmente por dos motivos. Uno, la legalidad internacional que se establece en el SOLAS CAP. V Regla 33 de obligado cumplimiento en los países signatarios de tal Convenio, además de la concepción sagrada de ayuda en la mar, basada en la tradición marítima que fomentan los tratados internacionales, que también salvan en conciencia, la de evitar el mayor de los crímenes que se pueden cometer en la mar, como la omisión de socorro a cualquier persona que se encuentre en peligro en la mar.

Además del SOLAS, que los Capitanes consideramos como la Biblia del marino, otros tratados, como el Convenio Internacional sobre Búsqueda y Salvamento establecen la obligatoriedad de garantizar que se tomen las medidas para buscar y salvar a los que se encuentran en peligro en la mar, que por omisión de su obligatoriedad, por la mayoría de los estados firmantes del Convenio, estas obligaciones son incontroladamente asumidas por las diferentes Oeneges.

En las Enmiendas al Anexo del Convenio adoptadas en Mayo del año 2004 que entró en vigor el 1 de Julio de 2006 establecen:

En el Capitulo dos la definición de “hombre en peligro”.

En el Capitulo tres. Se refiere a la cooperación entre los estados, sobre la prestación de ayuda al Capitán para conducirá las personas rescatadas en la mar a un lugar seguro.

En el Capitulo cuatro, sobre los procedimientos operacionales relativos a los centros coordinadores de salvamento para determinar los lugares idóneos para desembarcar a las personas encontradas en la mar.

Es evidente que ninguno de los países de la rivera europea del Mediterráneo, parece que no están cumpliendo sus deberes, al obviar toda la regulación de obligado cumplimiento como miembros firmantes del Convenio Solas. Habrá que preguntarse ¿por qué?.

Los políticos ya sabemos como son, viven al día y pendientes de no perder el sillón. Como desconocen la norma o eso parece, su opción es contentar a la masa de sus votantes, o a la masa de ilustrados que viven de la Red, todos en su ignorancia, saben de todo y como hay que ser políticamente correctos, la opinión más favorable para los intereses del indocumentado político, es la que finalmente se adopta, así es como se producen esas incongruencias en sus actuaciones, que alguna vez aciertan, si hay medalla de por medio o por casualidad o porque les beneficia en sus proyectos de partido y al poco tiempo ante la misma situación, su actuación es completamente opuesta, como hemos visto con el Open Arms y con el Aquarius, de cuya cuenta los políticos buen provecho político han rentabilizado y mientras tanto, las vidas de tantos desgraciados contribuyen a sembrar el cementerio del fondo marino

No se comprende como la voracidad del sistema impositivo al que nos someten, no contemplan estos supuestos, cuando son obligatorios, según el Convenio firmado. Si analizamos estos impuestos y a donde van a parar tanto impuesto recaudado, creo que la mayoría de los españoles consideran que no se sostiene que vayan a satisfacer la codicia de tanto mangante que se mueve entre los altos cargos. Que cada político despilfarre todo este poder en subirse el sueldo como la primera decisión importante al comienzo de cada mandato, mantener a los miles de asesores “amigos” con sus sueldos incontrolados y multiplicados por cada autonomía, corrupciones y no sigo, pero son muchos los millones que se despilfarran, teniendo la obligación de subsanar la anormalidad política de incumplir con la obligación adquirida que establece el Convenio SOLAS, al dotar de la obligatoria infraestructura para estos casos de rescate en la mar.

En conciencia todos estos políticos son en su despilfarro, los que agravan todas estas situaciones de indefensión y en muchos casos de muerte.

“Los salvados” mientras no son salvados, están padeciendo una suerte que nadie quisiera para sí, a veces es tan cruel la realidad que perecen en la más angustiosa de las muertes.

Las ONGES, evidentemente todas no son iguales, unas son subvencionadas por los estados, sin el control de sus actividades y resultados, otras en sus actividades confusas, algunas sospechosamente empresariales como primer interés, otras se beneficiaran a cuenta de sus náufragos, alguna habrá que sea sospechosamente con su manera de operar, de alimentar a las mafias. Al final da lo mismo, lo importante es que salven a esa gente, cuya desgracia es el haber nacido en el lugar equivocado.

El delincuente tiene que ser castigado, así como hay leyes que protegen las vidas de estos náufragos, habrá leyes que castiguen el delito, y los que lo promueven. A lo mejor no interesa, quizás haya alguno de  “todos los demás” que por activa o por pasiva permita semejantes deslealtades con la justicia / ley.

A ver si pronto, tanto “los que salvan” como  “todos los demás” olviden sus diferencias y puedan entender que hay mucho naufrago muriendo, ya por huir de la muerte en sus países, por que las mafias los engañan y extorsionan, con promesas y venganzas, o por que los políticos sin conciencia, lo permiten y sobre todo, porque es una ignominia, que muera gente habiendo medios y posibilidad de salvarlos, todo le demás son milongas, de unos y otros.

 

La Coruña 16.08.2019

Fernando S. Saiz C.M.M.