La Coruña 11.07.2018

BRAGAS Y ESTROBOS

BRAGAS Y ESTROBOS

Me gustaría poder ver las caras que pondrán los que lean estas líneas, especialmente las de los lectores que viven alejados de las formas y costumbres de los hombres y mujeres de la mar, algunos pensarán que estas formas de expresión se mantienen vivas y en uso, la realidad puede sorprender, irremediablemente la mayoría de estas palabras se perderán, puesto que los equipos actuales de un buque moderno, no son los mismos que se usaban en los tiempos de la vela e inicios de los buques de vapor.

Posiblemente, es mucha la gente que utiliza expresiones en su cotidianeidad que son de un origen inequívocamente marino, cuántas veces hemos dicho u oído, “vete al carajo” o “ hay mucha tela que cortar”, “batir el cobre” o "a palo limpio" y muchas más, lo que significa la influencia que ha tenido el vocabulario marítimo en la comunicación verbal de nuestra lengua.

No querría quedarme si comentar algunas de las palabras usadas todavía a bordo, aunque su futuro se adivina condenado al olvido, de todos modos y afortunadamente se conservaran, al permanecer en los tratados de navegación y maniobra, como  último salvavidas de estas disciplinas marítimas.

No es por casualidad, pero estos pocos vocablos escogidos,  tienen en común, el doble sentido implícito en su nombre, así tenemos:

ABRIGO – ABRIGAR. Se dice del puerto de refugio en malos tiempos, entrar en puerto

AMANTE – AMANTILLO – Evidentemente nada tiene que ver con la situación sentimental de nadie y su diminutivo, sino que es un cabo firme con cadena en un chicote que forma parte del aparejo del puntal de un buque de carga.

ACOSTARSE – Es la tendencia extrema a la escora, cuando el buque está mal cargado.

AMORRAR – Tampoco es ponerse de morros, también se dice aproar, meter la proa en exceso ya en navegación como en operaciones de carga, o para reconocer la bocina/hélice /timón.

APOSTOL – Tampoco es uno de los Doce, sino que es una bita menor para auxilio de la jarcia de los puntales de carga.

BRAGA – No es lo que estáis  pensando, cabo sin chicotes para abrazar un peso y poder moverlo, también se le llama estrobo.

BERGA – Palo transversal de la arboladura de los palos de un buque, donde se arriostran y cuelgan las velas cuadras mayores y que dan nombre a los veleros bergantines.(En algunos documentos se escriben Verga , B y V en castellano antiguo era uso común)

BORDADA – Cambio de rumbo del velero para navegar hacia barlovento.

BRAZOS DE LOS MACHOS y BRAZOS DE LAS HEMBRAS, pues eso, los herrajes del timón, en buques de madera.

BROMA -  Molusco parasito en los cascos de los buques de madera (teredo navalis).

BUJARRON – Se le llama al buque de vela con poca arboladura.

BURRO – Puntal en forma de horquilla donde duerme o se apoya la botavara.

CAPA – CAPEAR.  – Tampoco es la que se lleva puesta. Adecuar la velocidad y rumbo del buque para gobernar con seguridad la nave en el mal tiempo.

CATALINA – También se le llama al motón metálico de un guarne.

CELOSO – Buque velero que escora con facilidad.

COLCHA – El torcido de los cabos y cada una de las vueltas del torcido.

CHATA – Tampoco se refiere al apéndice nasal, son los buques faros que sirven de ayuda a la navegación en el Canal de la Mancha (Dover) y Mar del Norte.

DURMIENTE – Listón de proa a popa donde se apoyan los baos.

GALAPAGO – Estibas de las cuñas para fijar los encerados de las tapas de bodegas.

ESPERANZA – Sobrenombre del ancla en popa generalmente, hoy en buques modernos está en desuso. Se usaba como último recurso para salvar el velero de las piedras.

GALLETA – Tope alto del asta de la bandera o pabellón del buque. Tambien es el fieltro donde va bordado el distintivo del departamento profesional a que se pertenece, en la gorra oficial del uniforme (Puente-Maquinas-Radio-Religioso-Medico). 

JUANETE – Vela cuadra  que se larga en su percha sobre la vela gavia en los palos de un velero bergantín.

MOCO -  Cada una de las perchas que cuelgan del Baupres, como guía de los cabos de trabajo.

MUERTO – Anclote o bloque pesado, fondeado para aguantar o hacer firme un cabo de amarre para una embarcación menor.

PERILLA  – Tope alto de los palos de un velero (Mástiles)

PIERNA – Velocidad del buque en distancias largas.

PIÑA - Nudo o costura que se coloca en el chicote de la sisga ó sirga (Según la zona en donde se usa)

PUÑO – Vértices o esquinas reforzados de las velas en donde se hace firme la escota de guía.

TOLETE –Pieza de apoyo del remo sobre la tapa de regala de un bote.

RABO – Costura en el chicote de un cabo, también llamado cola de ratón.

RASTRERA – Dícese de la vela colgada del Baupres entre el foque y la cubierta.

SENO – El arco que se forma en un cabo, entre el chicote y el firme cuando no está tenso.

UÑA – Extremo del brazo del ancla.

 

Sin duda se me pasarán muchos más palabrejos de este lenguaje singular, que muchas veces usamos y cuyo origen en su mayoría desconocemos, así como decimos que las tres únicas cuerdas que hay a bordo son, la cuerda del cronometro magistral, la del cronometro acompañante y la del reloj de bitácora, también decimos que solo hay tres tipos de flores, las guirnaldas en los botes salvavidas, las rosas del cuarteo en los morteros de las agujas magnéticas y por último la “flor de Lis”, en cada una de las agujas magnéticas, una curiosidad como otra de las muchas que nos sugieren los vocablos usados en los buques.

 

Fernando S. Saiz C.M.M.

La Coruña 11.07.2018