28 Abril 2015

OLEG NAYDENOV II

MI OPINIÓN PERSONAL

Han pasado unos días desde el naufragio del buque factoría, OLEG NAYDENOV, se han hecho todo tipo de comentarios sobre la idoneidad de la opción tomada por las autoridades del puerto de Las Palmas, y en estos comentarios se ha visto de todo, lo que indica la pluralidad de opiniones con que se ve un mismo accidente, a pesar de que la información recibida de los medios, técnicamente no sirve en mi opinión para determinar cuál sería la mejor gestión a materializar.

Como resultado de la gestión realizada por los responsables al tomar la decisión de desatracar el buque y llevarlo a las aguas exteriores del puerto, la fiscalía se decide a intervenir, posiblemente será por que algo no se ha hecho bien, en mi opinión y desconozco si este proceso por parte de la fiscalía es un procedimiento normal, de todos modos el tiempo aclarará y dará la razón  a quien la tenga.

Seguir planteándose cual habría sido la mejor opción ya no tiene sentido, para este caso, pero sería una irresponsabilidad pensar que acabado este episodio, nos toca vivir tranquilos sin aceptar la realidad de que el próximo accidente de este tipo por desgracia cada día está más cerca por lo que solo nos queda planificar o preparar próximas contingencias para no cogernos desprevenidos y ciegos.

Me viene a la cabeza la planificación que para estos casos de accidentes marítimos tiene los británicos con su plan de actuación SOSREP  (Secretary of State’s Representative for Maritime Salvage and Intervention ) que en lo que se refiere a su funcionamiento es la total independencia sin interferencias políticas y por encima de las autoridades marítimas y portuarias.

En diferentes ocasiones y escuchando a profesionales con criterio en estos temas referentes a accidentes marítimos ya lo han comentado en repetidas ocasiones, así que esta idea no es nueva y está planteada ante los poderes políticos, solo que parecen un poco duros de oído o temen perder parcelas de poder para convertir sus actuaciones en ventajas políticas ante la opinión pública que en su mayoría es ignorante en estos temas de la mar.

En mi opinión, estos nuestros políticos que en asuntos de la mar están bajo mínimos, no hay más que ahondar en el tema al ver y analizar los resultados de sus decisiones en casos que todos conocemos. Aceptando esta posibilidad de adoptar un plan SOSREP, aunque sea copiándolo a los Britanicos, que de asuntos de la mar saben un poco y son más pragmáticos ante situaciones adversas sin dejar actuar a la improvisación, que obviamente es el deporte nacional de los latinos, obteniendo con sus actuaciones resultados que no desquician o alteran a la opinión pública.

Nuestros políticos hasta se harían un favor al disponer de un SOSREP, al no tomar decisiones como sacar el OLEG NAYDENOV del atraque que por ignorancia de estos asuntos toman decisiones en contra de la Normativa Europea en asuntos de contaminación como el Convenio Internacional sobre la Prevención de la Contaminación del Mar 1972 en sus Artículos  I y II que  establece que como estado signatario  se compromete a adoptar todas las medidas posibles para impedir la contaminación del mar.

Creo que hemos perdido al menos tres grandes oportunidades de hacer las cosas bien, me refiero al caso Prestige y Castor, y ahora con el OLEG NAYDENOV, y digo grandes oportunidades de demostrar al mundo que podemos hacer las cosas bien, de fijar un camino para futuras ocasiones y seguir pensando que en el mundo marítimo tenemos algo que decir, pero la realidad es dura e implacable, a lo mejor es que no somos tan buenos como nos creemos, o como me creo y desgraciadamente es porque los que mandan no saben y tampoco nos dejan.

Fernando Saiz / 28.04.2015

Capitan de la M.M.